Acerca de

Ver todas las publicaciones de

One comment on “Análisis y consideraciones acerca de la nueva ley francesa de derechos de los enfermos al final de la vida

  1. rosmery dice:

    Considero que las relaciones entre médicos y pacientes giran en torno al principio de permiso, a las autorizaciones y denegaciones que constituyen la relaciónde asistencia.

    Esto trae a colasion la importancia del consentimiento informado, que dada la imposibilidad de descubrir qué es la vida buena, es preciso reglamentar explícitamente las normas por las que debe regirse el consentimiento libre e informado.

    En este sentido, el paciente piensa en cómo controlar su entorno, por este motivo, la tarea moral del profesional médico es conseguir que el paciente deje de sentirse extraño y pase a convertirse en un residente del mundo de las expectativas y de las actuaciones médicas, de manera que pueda orientarse en el mismo con mayor facilidad.

    Asi pues, el principio de permiso fundamenta el derecho a la intimidad, a rechazar actuaciones médicas y a establecer límites a las acciones de otros en contra de quienes no han aceptado dar su consentimiento pudiendo hacerlo, ante este problema moral que puede suponer tomar decisiones acerca de incompetentes que nunca han sido personas ­que, por tanto, no han otorgado un documento de donde expresden sus voluntades,

    Por lo tanto, resulta imposible descubrir, en términos morales, la forma más correcta de actuar ante las opciones que se nos presentan al final de la vida, ya que estamos en una ética de procedimientos, no disponemos de ninguna guía que nos indique qué grado de sufrimiento debemos soportar o cuándo hemos de aceptar la muerte. Asimismo, la distinción entre intención, previsión o recibir cuidados paliativos, entre la eutanasia, entre causar la muerte o dejar morir, no debe ser confundida, por que como bien lo mencionan el lineas arriba los cuidados paliativos se aplicaran siempre y cuando el medico lo indique y tomando en cuenta la decisión del paciente o en todo caso de los familiares. Las personas competentes tienen el derecho moral de buscar pacíficamente los medios para llevar a la práctica sus decisiones acerca de la vida buena y la muerte buena y, en consecuencia, poseen el derecho de elegir cómo morir y asi admitir el derecho de la persona a rechazar cualquier tratamiento sin que tampoco pueda alegarse ningún obstáculo moral para que la persona que desee ejercer su derecho lo haga a través de un agente o mediante instrucciones anticipadas, porque el mal moral del asesinato no reside en disponer de la vida de otra persona, sino en hacerlo sin su explícito consentimiento.

    Rosmery Alarcón Morales
    Estudiante de la Escuela Profesional de Derecho
    Universidad Femenina del Sagrado Corazón
    Lima – Perú

Deja un Comentario