Conferencia Episcopal de Costa Rica: Comunicado “Violación y Aborto”

1.2k
VIEWS

Conferencia Episcopal de Costa RicaSecretariado Nacional de Comunicación COMUNICADO Violación y aborto A la opinión pública en general: Ante los últimos casos de violación contra dos menores de edad que han llenado de dolor e indignación a nuestro paí­s, los obispos costarricenses, asumiendo nuestro compromiso como guí­as y pastores del Pueblo de Dios indicamos: …

Conferencia Episcopal de Costa Rica
Secretariado Nacional de Comunicación

COMUNICADO

Violación y aborto

A la opinión pública en general:

Ante los últimos casos de violación contra dos menores de edad que han llenado de dolor e indignación a nuestro paí­s, los obispos costarricenses, asumiendo nuestro compromiso como guí­as y pastores del Pueblo de Dios indicamos:

1. La Violación, además de lesionar profundamente el derecho de cada persona al respeto, a la libertad, a la integridad fí­sica y moral, atenta contra la justicia y la caridad, cuanto más si, como en los casos que nos ocupan, se trata de creaturas inocentes.

Como Iglesia del Señor, participamos del sentir de nuestro pueblo y, mientras elevamos nuestra voz en contra de tan abominables agresiones, motivamos a las autoridades correspondientes para no dejar impunes tan graves delitos.

A las familias de las niñas afectadas nuestra más profunda solidaridad y cercaní­a en estos momentos de consternación.

2. Respecto a la discusión suscitada en torno al caso en el que una indefensa niña, además de haber sido violada atrozmente, ha quedado embarazada, señalamos a continuación:

«La vida humana es sagrada porque desde su inicio comporta” la acción creadora de Dios” y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término: nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente».

La perspectiva cristiana de entender la existencia comienza con el reconocimiento de que cada ser humano ha sido creado a imagen de Dios. En consecuencia, el respeto por la vida humana y la dignidad que le es inherente a cada ser humano es un principio que tiene su fundamento en la Ley de Dios, siendo además, un principio respetado en los instrumentos internacionales declarativos de derechos humanos y en nuestra propia legislación.

La decisión deliberada de privar a un ser humano inocente de su vida es siempre mala desde el punto de vista moral y nunca puede ser lí­cita ni como fin, ni como medio para un fin bueno. En efecto, es una desobediencia grave a la ley moral, más aún, a Dios mismo, su autor y garante; y contradice las virtudes fundamentales de la justicia y de la caridad.«Nada ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano inocente, sea feto o embrión, niño o adulto, anciano, enfermo incurable o agonizante. Nadie además puede pedir este gesto homicida para sí­ mismo o para otros confiados a su responsabilidad ni puede consentirlo explí­cita o implí­citamente. Ninguna autoridad puede legí­timamente imponerlo ni permitirlo». (EVANGELIUM VITAE, 57)

3. Como señaláramos en nuestra Carta Pastoral ” No los matéis, dádmelos que yo los amo” del 4 de marzo de 1992: “No se ha logrado demostrar claramente hasta ahora que un grave trastorno psí­quico en una madre embarazada involuntariamente se cure mediante un aborto, más bien , la experiencia parece indicar que el aborto como remedio psí­quico es mucho más perjudicial para la madre ya que junto al dolor de la agresión aparece el conflicto inevitable de haber provocado un homicidio… El aborto ni remedia la violación ni da tranquilidad a las conciencias, ni sana las heridas psí­quicas.”

No se puede matar a un bebé ni siquiera para salvar la vida de la madre porque ambas son vidas humanas independientes.

Si en el peor de los casos la madre violada sigue rechazando a su hijo una vez nacido el sentido de la prudencia y la proporcionalidad parece indicar que lo más indicado serí­a legislar a favor de los desvalidos e inocentes y no a favor de que se acepte como legal un homicidio.

4. Es nuestra responsabilidad como pueblo solidario brindar, tanto a la niña como a la creatura inocente que lleva en su vientre, todo el apoyo material, médico, psicológico y espiritual necesario para continuar con sus vidas.

Dado en la Sede de la Conferencia Episcopal de Costa Rica el dí­a martes 4 de febrero del 2003.

Les saluda y bendice,
 

 

 

Monseñor José Francisco Ulloa Rojas
Obispo Diocesano de Limón
Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies