Diagnóstico de disforia de género: demasiado general y demasiado daño

El diagnóstico de disforia de género prematuramente coloca a las personas en un camino hacia la transición mientras trivializa y descarta factores contribuyentes como el abuso de alcohol y drogas, fetiches sexuales y trastornos psicológicos coexistentes. El «tratamiento» trans que se está idolatrando hoy debería tener el mismo destino que las lobotomías, la extracción de dientes y la extracción de colon, arrojados a la basura histórica de los horribles experimentos desacreditados perpetrados en personas inocentes y heridas.