Dialogar sobre la muerte: se puede hacer algo mejor que asistir al suicidio

49
VIEWS

Recientemente hubo una manifestación frente a las Casas del Parlamento, organizada por Not Dead YetCare Not Killing y una variedad de otros grupos opuestos a la muerte asistida durante un debate parlamentario sobre el tema realizado en respuesta a la campaña de Dignity in Dying (DiD). encabezado por varios seguidores famosos.

Hubo una serie de temas comunes en las principales conversaciones que se podía entablar ellos, de los cuales se podía aprender mucho para ayudar a comprender qué los motiva.

Trauma personal

En primer lugar, todos los simpatizantes que allí habían, contaron con todo detalle lo traumático que había sido ver a su familiar pedir que se pusiera fin a su sufrimiento y no poder ayudar.

Cada uno de ellos había determinado, a partir de su experiencia, que nadie más debería pasar por lo que ellos habían pasado y sentían que hacer campaña por el suicidio asistido era la mejor manera de garantizarlo.

Una vez que se ha pasado por una experiencia vivida de una “muerte indigna”, ningún argumento razonado sobre el “desplazamiento de la misión” u otros que sienten el “deber de morir” podrá contrarrestar la comprensible emoción visceral que impulsa el apoyo a su causa.

Consecuencias sociales

En segundo lugar, se repite una y otra vez que lo único que piden es la “elección” de recibir ayuda para terminar con sus vidas. Quienes se oponen a ello no tienen por qué hacerlo, pero ¿Qué derecho tienen las personas para limitar su elección?

Hay poco reconocimiento de que la asistencia médica en caso de suicidio tendría un impacto en todo el sistema de salud para todos.

Cuando se les mencionó el caso de Christine Gauthier, la atleta paralímpica canadiense a quien le ofrecieron la eutanasia cuando solicitó una rampa para silla de ruedas, su respuesta inmediata fue: “Nosotros también pensamos que eso es horrible”.

Estoy seguro de que lo decían en serio, pero su fe ciega en que algo así nunca podría suceder aquí porque “nuestra ley será una ley muy estricta” puede parecer bastante ingenua.

Igualmente ingenua fue la convicción de que una muerte por ingestión de un cóctel letal prescrito garantizaría una muerte “digna”. Creo que no creyeron realmente en lo que se dijo en Oregón de que no todos mueren a causa de la medicación y que, de los que mueren, algunos tardan días en morir.

Tema de mascotas

La tercera cuestión que plantearon todas las personas con fue que “no permitiríamos que un perro sufriera tanto dolor, entonces, ¿por qué hacemos que la gente siga viviendo en agonía?”

Se les puede responder diciendo: “Pero no somos animales“, pero por supuesto que lo somos, como rápidamente pueden hacer ver, y se hizo evidente que para muchos, aunque no todos, los partidarios del suicidio asistido, los humanos no son nada más que cualquier otra especie animal, lo que era una parte importante de su sistema de creencias.

Los partidarios del suicidio asistido suelen jugar con la autonomía personal como su baza ética: “Mi muerte, mi elección”. Pero la pobre criatura llevada al veterinario para ser sacrificada no tiene otra opción. Son llevados por quienes los cuidan para que el veterinario acabe con su vida.

Eso es exactamente lo que preocupa a los médicos, que son muy conscientes de la vulnerabilidad de las personas enfermas que dependen de otros, si la muerte asistida es una opción en el menú de atención sanitaria. Probablemente ahí resida una mejor manera de abordar la “objeción veterinaria”, que evita desviarse hacia argumentos antropológicos.

Ninguna de las personas con las que se podía hablar parecía apreciar que el acceso universal a cuidados paliativos financiados en su totalidad por el NHS podría ser una solución alternativa a cambiar la ley sobre asesinatos médicos en el Reino Unido. Pero una vez que la atención médica les ha “fallado” de la misma manera que les falló a las personas de la manifestación, tal vez se esté demasiado marcado emocionalmente como para pensar en otra cosa que no sea conseguir medicamentos para terminar con todo, para evitar lo que se presenció en un ser querido.

 

Publicada en Mercatornet por | 02 de mayo de 2024 | Dialoguing about dying: we can do better than assisting suicide

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies