Eutanasia involuntaria (11-may-2001)

13.1k
VIEWS

Uno de los peligros que la legalización de la eutanasia tiene es que los facultativos y en general el personal sanitario puedan extralimitarse y aplicar la eutanasia, no solo a aquellos pacientes que la solicitan, sino también a enfermos que no la piden e incluso que la rechazan. En este sentido en un reciente artí­culo publicado en Lancet (357; 1038, 2001) se comenta que en Holanda, en donde se acaba de legalizar la eutanasia, la eutanasia involuntaria puede llegar a ser el 2.4 % de todos los muertos en aquel paí­s. Bélgica un paí­s en donde la eutanasia no esta legalizada, pero en donde existe una gran laxitud en la aplicación de las leyes sobre esta materia, llega a ser del 3.2 %. De los pacientes que reciben la eutanasia en contra de su voluntad, solamente el 12 % estaban capacitados para decidir sobre su situación y en un 18 % de los casos la decisión fue tomada por el facultativo individualmente, sin consultar con otros facultativos o a con familiares del paciente.

 

          También en este mismo sentido, L Montauk de la División de Medicina de Urgencias, del UCSF de San Francisco, comenta que en casos concretos por él vividos se ha practicado la eutanasia involuntaria. En efecto, en 1984 se pasó una consulta para practicar la eutanasia a un paciente sin que el propio paciente o su familia la hubieran  pedido. También comenta que entre 1985 y 86 algunos pacientes con enfermedades severas, tales como hemorragia cerebral masiva, dolor incoercible u otros procesos terminales, habí­an también recibido eutanasia involuntaria. En este sentido, un animoso paciente de unos 60 años, que estaba mejorando a pesar de tener un cáncer de pulmón, pero que decí­a que se encontraba bien, le fue practicada la eutanasia, mientras sus familiares no estaban seguros de si se podrí­a haber salvado aplicándolo el adecuado tratamiento médico. En otro caso, un hombre de 70 años, que clí­nicamente estaba mejorando, tení­a una situación confortable y podrí­a conversar adecuadamente con sus familias, murió por una dosis letal de morfina basada en una decisión ajena a él, en  vista de que al parecer padecí­a  un cáncer con metástasis. Sin embargo, la autopsia confirmó que padecí­a una tuberculosis y no un cáncer. Sin duda, un lamentadí­simo error. En 15 años de experiencia médica en EE.UU, comenta el doctor Montauk, que él nunca sintió la necesidad de practicar la eutanasia. De estos comentarios se puede concluir que puede ser peligroso de regularizar leyes que puedan, aunque sea en un porcentaje pequeño de casos, abrir la puerta a la eutanasia involuntaria. Aunque es probable que este porcentaje de casos de eutanasia involuntaria no sea tan pequeño. En este sentido, según un informe del Fiscal General del Tribunal Supremo de Holanda, elaborado  en 1991,  de los 130.000 holandeses que murieron e 1990, unos 11.800 murieron por eutanasia y de estos a 5.981 les fue aplicada la eutanasia de forma involuntaria, es decir una media de 16 personas diarias, y en estas cifras no están incluidos los niños discapacitados, los niños con enfermedades terminales y los enfermos mentales. Datos a nuestro juicio graví­simos, que objetivan el peligro de extender la eutanasia involuntaria cuando se  abre la puerta a cualquier tipo de eutanasia.

Comments 2

  1. Soraya says:

    Yo me hago diálisis peritonial y ya no quiero seguir haciendome puedo aplicar la ley?

    • fjramiro says:

      El artículo no hace referencia exactamente a lo que usted pregunta, sino a la eutanasia que se aplica -en los países que la tienen legalizada- sin la voluntad del paciente.
      En España la eutanasia no es legal. Respecto a la situación de sufrimiento por las terapias que uno está recibiendo habría que hablar con el Comité de ética asistencial de la institución a la que pertenece para que le pudiesen aconsejar más concretamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies