Hazte a un lado, privilegio blanco. Ser africano tiene sus propios privilegios.

36
VIEWS

 

El concepto de privilegio blanco parece fascinante y atroz al mismo tiempo. Despojado de sus elementos normativos, no es totalmente descabellado. Después de todo, fueron principalmente los blancos quienes diseñaron el mundo moderno, y son principalmente los blancos quienes han cosechado sus mayores beneficios materiales y políticos durante más tiempo.

Esto no es ningún secreto y no debería ser controvertido.

Sin embargo, la idea del privilegio blanco se formuló precisamente por sus elementos normativos. Nadie lo menciona simplemente para hablar de su existencia.

Más bien, sus promotores lo esgrimen para promover lo que se debe hacer al respecto. Es un garrote con el que buscan obligar a los blancos a sentirse culpables y sumisos, avergonzarlos por los actos de sus antepasados ​​y empujarlos a renunciar a los beneficios que han heredado.

Pero esto es un juego de manos tortuoso, como muchos pensadores han argumentado antes. El privilegio es, por definición, inmerecido. Es ilógico castigar a la gente por tenerlo, ya sea por ser blanco o simplemente por ser lo suficientemente alto como para alcanzar el estante superior de la cocina.

No hay nada de malo en que los blancos sean conscientes de sus privilegios; pero la respuesta correcta es la gratitud, no la culpa.

La razón principal de esto es que los blancos no son los únicos bendecidos con el don del privilegio histórico. Porque incluso, los africanos, que sin duda ocupan el último lugar en el tótem global de privilegios, tienen muchos.

En muchos sentidos, los privilegios son probablemente mejores y más importantes que la mayor parte de lo que normalmente se incluye en la cesta de los privilegios blancos.

Comodidades para las personas

Considerando, por ejemplo, el pequeño hecho de que la mayoría de los africanos son de piel oscura y, por tanto, no necesitan protector solar para disfrutar del aire libre.

Si cree que ahorrar en protector solar es un privilegio absurdo (no lo es), aquí tiene uno más serio: dado que la mayor parte de África se encuentra dentro de los trópicos, el clima es constante durante todo el año.

No tienen cambios bruscos de temperatura de una estación a otra. Aquí siempre es verano. Claro, los extremos norte, sur y de gran altitud del continente son diferentes, pero eso no viene al caso. Para la mayoría de los africanos, el tiempo es sólo lluvia y sol. Eso es todo.

Ese privilegio climático tiene muchas ventajas. Ya disfrutan de algunas, como el hecho de que no necesiten ropa diferente para distintas estaciones. Se visten igual todo el año y sólo se complementan con botas y paraguas cuando llegan las lluvias.

Otros efectos sólo se manifestarán con el tiempo; por ejemplo, dado que el clima le da al continente una temporada de crecimiento que dura un año, nunca se quedarán sin alimentos (una vez que ordenen su infraestructura).

Comunidades muy unidas

Sin embargo, no todos los privilegios son biológicos o físicos. Algunas son sociales, como la tendencia de las familias a tener más de un hijo.

A diferencia de la mayoría de las sociedades blancas, donde se ha desalentado y dificultado tan eficazmente el tener hijos,  que es una locura convertirse en padres, los africanos siguen estando deseosos de sacar adelante nuevas generaciones, y la mayoría de los niños africanos llegan a crecer con hermanos.

Mientras los resentidos evangelistas del privilegio blanco consideran que el acceso al dinero y al poder político son grandes privilegios, nada supera la cacofónica calidez nocturna de un hogar africano repleto de niños.

Ninguna cantidad de dinero puede comprarla, y ningún grado de privación de derechos políticos puede atenuarla. Se necesitaría un cambio de paradigma revolucionario para que las sociedades blancas volvieran a esta norma; la mayoría de los africanos lo disfrutan sin pensarlo un momento.

Se me ocurren un millón de privilegios más que tenemos los africanos, desde nuestra vertiginosa diversidad étnica y variación geográfica; nuestros cielos nocturnos despejados y prácticas comunales de tenencia de la tierra; nuestros vastos recursos naturales y la extraña propensión de nuestra gente a sonreír; hasta nuestros paisajes intactos y animales salvajes. No tienen fin, como no debería tenerlo nuestro agradecimiento.

El objetivo de este texto no es alardear (cualquier africano bien educado le dirá que alardear, especialmente sobre beneficios no ganados, es decididamente desagradable). Más bien, se trata de señalar que los privilegios no puede contar la historia completa de un pueblo. Al igual que ocurre con el privilegio de los blancos, los privilegios de los africanos no los eximen de los malestares de la condición humana. Porque a pesar de ello, los africanos sufriendo debilidad y miseria.

Así que, queridos blancos, no os avergoncéis de los beneficios que habéis heredado de vuestros antepasados. Disfrutad de ellos y, en la medida en que podáis, compartidlos. Nosotros también compartiremos los nuestros. Excepto la melanina, supongo.

PD: Sí, algunos africanos son blancos.

 

Publicada en Mercatornet por Mathew Otieno  | 09 de marzo de 2024 | Move over, white privilege. Being African has privileges of its own.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies