La muerte de Reagan enciende el debate sobre las células madre (2004-06-20)

925
VIEWS

Quienes proponen la investigación con células madre de embriones humanos se han aprovechado de la publicidad que ha rodeado la muerte del antiguo presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, para presionar de forma que se ponga fin a las restricciones en la financiación federal de este controvertido trabajo. 58 miembros …

 Quienes proponen la investigación con células madre de embriones humanos se han aprovechado de la publicidad que ha rodeado la muerte del antiguo presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, para presionar de forma que se ponga fin a las restricciones en la financiación federal de este controvertido trabajo.

58 miembros del Senado de Estados Unidos enviaron una carta al presidente George Bush pidiéndole que levantara los lí­mites impuestos hace ya casi tres años, informaba el 8 de junio el Washington Post.

El 9 de agosto de 2001, Bush ordenó a los Instituto Nacional de Salud (NIH) que no financiara la investigación con células madre tomadas de embriones destruidos después de esa fecha. En consecuencia, el NIF identificó un número de lí­neas de células madre que cumplí­an las directrices y podrí­an recibir financiación del gobierno.

El mes pasado, 206 miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos enviaron una petición similar a Bush, observaba el Washington Post. Asimismo, Nancy Reagan habló a favor de la investigación con células madre. «Este tema es especialmente conmovedor por el fallecimiento del presidente Reagan», afirmaba la senadora Dianne Feinstein, una demócrata de California y una de los cinco organizadores de la carta al presidente. «La investigación con células madre de embriones podrí­a tener la clave de una cura para el Alzheimer y otras terribles enfermedades».

Numerosos editoriales apoyaron la súplica, uniendo la necesidad de financiación federal a la muerte de Reagan. Un editorial del New York Times del 8 de junio expresaba la esperanza de que Nancy Reagan renovase sus esfuerzos para levantar todas las restricciones a la investigación sobre células madre, «quizás la ruta más prometedora hacia la cura del Alzheimer y otras afecciones devastadoras».

El editorial del 9 de junio del Philadelphia Inquirer declaraba que las restricciones de Bush son «una terrible pérdida de células humanas que podrí­an usarse para salvar vidas humanas». Y el editorial del 8 de junio de USA Today declaraba: «Liberar a los investigadores de innecesarias restricciones que podrí­an bloquear el progreso podrí­a ser una forma apropiada de recordar y honrar a Ronald Reagan».

Los artí­culos de opinión también se hicieron eco de la demanda de financiación federal. «Las células madre, los bloques constructivos del cuerpo, son con razón la gran esperanza de los cientí­ficos que piensan que pueden unirse a los diversos tipos de células para reparar órganos o tratar enfermedades como el Alzheimer», comentaba el 9 de junio la columnista del Boston Globe, Ellen Goodman.

Escribiendo en el San Francisco Chronicle el 7 de junio, John Curtis afirmaba que las creencias cristianas están detrás de la decisión de Bush de limitar la financiación del gobierno. «Bloquear la investigación con células madre de embriones cruza una peligrosa lí­nea, permitiendo que la comunidad religiosa vete la investigación cientí­fica», defendí­a.

El tema también promete convertirse en parte de la campaña electoral presidencial. El todaví­a no oficial candidato demócrata a la presidencia, John Kerry, pidió al presidente Bush que levantara las restricciones a la investigación con células madre de embriones, informó el 12 de junio Reuters.

El portavoz de la Casa Blanca replicó, diciendo que Bush «sigue creyendo firmemente que no deberí­amos cruzar la lí­nea moral fundamental de financiar o respaldar la destrucción de embriones humanos».

No es la respuesta para el Alzheimer
El 10 de junio un artí­culo del Washington Post tiraba un jarro de agua frí­a a las pretensiones de que las células madre podrí­an proporcionar una cura al Alzheimer. «Creo que es pequeña la oportunidad de reparar los cerebros con Alzheimer poniendo células madre», afirmaba el investigador en células madre, Michael Shelanski, co-director del Instituto Taub para la Investigación del Mal de Alzheimer y el Envejecimiento Cerebral en el Centro Médico de la Universidad de Columbia en Nueva York.

«La ola de entusiasmo inspirado por Reagan puede ser un ejemplo de cómo una lí­nea modesta de investigación puede fácilmente agrandarse en la mente pública hasta proporciones mitológicas», observaba el artí­culo.

También se suscitaron objeciones al uso del nombre de Reagan para justificar la investigación de células madre. «Los antecedentes de Ronald Reagan revelan que ningún tema tení­a mayor importancia para él que la dignidad y santidad de toda vida humana», comentaba William Clark, consejero de seguridad nacional y secretario de interior bajo Reagan, en el New York Times del 11 de junio.

Clark también defendí­a que Reagan habrí­a sido también poco proclive a favorecer la utilización de fondos gubernamentales para tal investigación. «í‰l entendí­a el significado de poner el imprimatur de la nación, a través de la financiación pública, a una investigación cuestionable», afirmaba Clark. De hecho, hací­a notar que Reagan impuso de facto, durante su presidencia, la prohibición de financiación federal para la investigación con embriones.

Una granja fetal
Debra Saunders, escribiendo el 9 de junio en el San Francisco Chronicle, apuntaba que el lobby que está a favor de las células madre ha «encuadrado el tema como una batalla entre los cientí­ficos iluminados, que sólo quieren ayudar a Christopher Reeve a caminar y a los pacientes de Alzheimer a tener lucidez, y los repugnantes ludistas religiosos –encabezados por el presidente Bush– que se preocupan más por los cigotos que por la gente».

Pero el tema es más complejo, precisaba Saunders. Mientras se pedí­a que se levantaran las actuales restricciones, el senador Feinstein y otros proponí­an una legislación que hiciera legal la clonación de embriones usando dinero de los contribuyentes, observaba Saunders. Bajo esta propuesta, los clones serí­an destruidos dentro de los primeros 14 dí­as y usados sólo para la investigación.

«Todo el mundo dice que queremos investigar con células madre para curar a los enfermos. Pero es importante cómo se cura a la gente», afirmaba Saunders. Convertir a las personas en mercancí­as es un paso peligroso, advertí­a. «¿Qué distancia hay entre un embrión clonado de 14 dí­as y una granja fetal ““producir fetos para cosechar partes del cuerpo?».

Eric Cohen, consultor del Consejo de Bioética del presidente Bush, puso objeciones a la destrucción de vida humana como resultado de la investigación con células madre. Escribiendo el 8 de junio en USA Today, Cohen defendí­a que aunque los embriones destruidos pueden ser pequeños, «el tamaño no define la humanidad de una persona». Y aunque muchos no tengan la oportunidad de desarrollar la consciencia humana en un estadio tan temprano, «la dignidad humana no reside sólo en nuestra consciencia».

Cohen también observaba que la polí­tica de Bush no impide la investigación en el sector privado, por el contrario lo que evita es «que se fuerce a todos los contribuyentes a apoyar la destrucción de un nuevo embrión».

De hecho, la investigación usando células madre de embriones avanza rápidamente sin ninguna financiación federal. El gobernador de Nueva Jersey, James MacGreevey, firmó hace poco la legislación necesaria para establecer un centro de investigación apoyado por su estado, informó el 13 de mayo el New York Times. El Instituto de Células Madre de Nueva Jersey será dirigido conjuntamente por la Universidad Rutgers y por la Universidad de Medicina y Odontologí­a de Nueva Jersey. McGreevey ha propuesto 6,5 millones de dólares para el instituto en una propuesta presupuestaria, que espera su aprobación en esta legislatura.

En cuanto al sector privado, sigue adelante la investigación con células madre, informaba el 18 de diciembre el Wall Street Journal. Un ejemplo es la financiación proveniente de la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil de Nueva York, que ha respaldado la investigación con células madre de embriones en cuatro laboratorios de Estados Unidos. Uno de ellos, en la Universidad de Harvard, ha creado 17 nuevas lí­neas de células.

Y hace dos semanas, los cientí­ficos del Instituto de Genética Reproductiva de Chicago anunciaban que habí­an aislado 12 nuevas lí­neas de células madre, informaba el 9 de junio Associated Press. Las células provienen de embriones no utilizados donados por parejas que se habí­an sometido a genética prenatal en el centro.

Sacrificar vida
En numerosas ocasiones la Iglesia católica ha expresado su oposición a la investigación con células madre de embriones, sea cual sea la fuente de financiación. La investigación biomédica «debe respetar plenamente la dignidad inalienable de cada uno como persona, su derecho a la vida y su integridad fí­sica substancial», establece el comunicado conclusivo de la Novena Asamblea General de la Pontificia Academia para la Vida, reunida en el Vaticano en febrero de 2003.

«La actitud que adoptan algunos sobre la legitimidad de sacrificar la integridad (fí­sica y genética) de seres humanos en estado embrional para destruirlos, como algo necesario, para beneficiar a otros individuos humanos es además totalmente inaceptable», afirmaba el comunicado. «Nunca será moralmente lí­cito hacer intencionadamente el mal para conseguir fines que son buenos en sí­ mismos». Un principio que suele ser pasado por alto por quienes apoyan la investigación con células madre de embriones.

Publicado en ZENIT.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies