La peligrosa tendencia a despenalizar la prostitución está en aumento

Hacia un modelo legalizador, despenalizador, o abolicionista

68
VIEWS

El equipo de investigación con el que trabaja la escritora de este articulo está actualmente inmerso en la categorización del enfoque legal que cada nación adopta con respecto a la prostitución.

Comenta que existe una amplia variedad de enfoques adoptados. Por ejemplo, en algunos países comprar sexo es perfectamente legal, pero proporcionar sexo por dinero es estrictamente ilegal.

En otros casos, ha visto a países dar abruptos cambios de sentido legales al descubrir que el enfoque que están adoptando está empeorando las cosas.

En otras palabras, hay mucha complejidad aquí y el enfoque legal que se adopte depende de cómo se vea la prostitución. Por supuesto, esto se puede abordar desde el nivel filosófico:

  • ¿Es la prostitución simplemente otra forma de trabajo?
  • ¿La prostitución es inevitable, inerradicable?
  • ¿Esta es una situación de “mi cuerpo, mi elección”?
  • ¿O es la prostitución una de las únicas violaciones graves de derechos humanos socialmente sancionadas que subsisten?

Si bien el debate filosófico continúa, en un nivel diferente de análisis (los resultados para las mujeres que se dedican a la prostitución) no hay controversia.

Es apropiado centrarse en las mujeres que se dedican a la prostitución, porque se estima que las mujeres constituyen más del 80 por ciento de las prostitutas.

Décadas de investigación muestran que a las mujeres que se dedican a la prostitución les va mucho peor en casi todas las medidas imaginables de resultados de salud física y mental.

Para dar sólo un ejemplo, la tasa de homicidios de prostitutas es de:

Las prostitutas tienen casi 10 veces más probabilidades de morir que los soldados en combate. Literalmente no existe ninguna categoría de “trabajo” con una tasa de homicidios tan alta como la prostitución. Esto debería alertar a las personas de que esto no es “trabajo”, sino una forma de violencia socialmente sancionada.

La lista de daños físicos causados ​​por la prostitución es larga e inquietante. Las lesiones cerebrales traumáticas están muy extendidas. Un estudio sobre prostitutas señala:

“El noventa y cinco por ciento había sufrido lesiones en la cabeza, ya sea por golpes en la cabeza con objetos o por golpes en la cabeza contra objetos.

El cincuenta por ciento de las mujeres que habían sido golpeadas con objetos lo habían sido en la cabeza con las manos o los puños. También denunciaron haber sido golpeados en la cabeza con botellas, bates, palos, martillos, pistolas, teléfonos, bastones, destornilladores, cinturones, piedras, listones de cama, tubos de acero y ceniceros.

El 34 por ciento de las mujeres a las que les habían empujado la cabeza contra objetos habían sido empujadas contra las paredes, y otras informaron que les habían golpeado la cabeza contra el suelo; contra tableros, volantes o ventanillas de automóviles; contra muebles o lavabos; contra otras personas; o contra vehículos, edificios, puertas o escaleras”.

Se debe considerar también que el análisis demuestra que el trabajo sexual se consideraría estrictamente ilegal según las normas de OSHA diseñadas para mantener la seguridad en el lugar de trabajo.

Las lesiones psicológicas también son frecuentes, lo que provoca altas tasas de suicidio y trastorno de estrés postraumático. De hecho, los estudios muestran que las prostitutas sufren más de PTSD que los veteranos de combate.

¿Violencia contra las mujeres?

La prostitución devora y escupe a las mujeres.

Esta es una forma de violencia contra las mujeres y un delito sexual, porque el 99 por ciento de los compradores de sexo son hombres.

Entonces, dejando de lado las disputas filosóficas, al centrarse en el destino real de las mujeres en la prostitución, se tiene que llegar a la conclusión de que el comercio sexual debe ser abolido.

Al igual que en Estados Unidos, es ilegal que las personas vendan sus órganos al mejor postor o se ofrezcan a la venta como esclavos, porque incluso si son “elegidos”, ese comercio es abominable y el “consentimiento” está muy problematizado en estas situaciones.

Los estados han adoptado en gran medida el enfoque legal de prohibición de la prostitución. Es decir, con la excepción de ciertos condados de Nevada, tanto la compra como la venta de sexo, así como las actividades auxiliares como el proxenetismo, son ilegales en Estados Unidos.

Esto, sin embargo, está empezando a cambiar. Tanto Nueva York como California, así como el resto de Nevada, avanzan poco a poco hacia la despenalización de la prostitución. Ahora bien, despenalización no es lo mismo que legalización de la prostitución.

Según los modelos de legalización, la prostitución supuestamente sale a la luz, y las prostitutas pagan impuestos como cualquier otro trabajador y supuestamente cumplen con los requisitos de seguridad en el lugar de trabajo.

Legalidad en la práctica

En la práctica, por supuesto, las prostitutas en los países donde es legal no reportan ningún aumento en la seguridad y, de hecho, el tráfico aumenta. Los gobiernos simplemente no son capaces ni están interesados ​​en proporcionar el tipo de supervisión que sería necesaria.

Entonces ha surgido una nueva ola de pensamiento político: el modelo de despenalización.

Con la despenalización, nada relacionado con la prostitución queda bajo el ámbito de la ley.

La compra, la venta y el proxenetismo sexual quedan fuera del interés de la ley. Ninguno de los involucrados (prostitutas, clientes, proxenetas, dueños de burdeles) estaría sujeto a arresto por participación en el comercio sexual.

La policía y los jueces no tendrían que dedicar tiempo a esos casos. Sorprendentemente (o no), las Naciones Unidas y el Consejo de Europa, así como ONG como Amnistía Internacional, se han pronunciado a favor del modelo de despenalización.

Por supuesto, si su principal preocupación es la seguridad de las mujeres, todo lo que la despenalización puede ofrecer es que la policía ya no la arrestará por ser prostituta. Sin embargo, todas las formas de violencia masculina contra las prostitutas no sólo permanecen intactas, sino que reciben una sanción social tácita.

Los proxenetas ahora son “gerentes”, por ejemplo. La policía no debe intervenir; de hecho, incluso si matan a una prostituta, es difícil imaginar que la policía esté muy interesada en esas muertes.

Es importante ver el daño físico y mental causado a las mujeres en la prostitución, se debe rechazar el modelo de despenalización. Pero también es cierto que se debe repensar el enfoque de prohibición de Estados Unidos, que también es el enfoque de Utah.

Hay una solución más lejana y mejor: la abolición.

Esclavitud y prostitución

Cuando Estados Unidos abolió la esclavitud, los esclavos fueron liberados. No fueron encarcelados por haber sido parte de la trata de esclavos; se los consideraba individuos atrapados en un comercio cruel; de hecho, Estados Unidos ofreció 40 acres y una mula a los esclavos emancipados.

Sin embargo, cualquiera que fuera sorprendido intentando comprar esclavos o que continuara teniéndolos, por el contrario, era severamente castigado. Aquellos que exigían/facilitaban el comercio nocivo fueron el objetivo; las víctimas de él no lo fueron.

¿Podría aplicarse ese modelo abolicionista a la prostitución?

Este modelo seguiría castigando a clientes, proxenetas y propietarios de burdeles, pero las prostitutas no serían detenidas ni encarceladas, sino que recibirían un apoyo significativo para abandonar la prostitución.

No es descabellado: Siete naciones y dos entidades subnacionales han adoptado el planteamiento de la abolición:

  • Suecia.
  • Noruega.
  • Islandia.
  • Canadá.
  • Irlanda del Norte.
  • Francia.
  • Irlanda.
  • Israel.
  • El estado estadounidense de Maine.

Ninguno de los que han adoptado el enfoque lo ha abandonado posteriormente. Otros han seguido parcialmente el modelo; por ejemplo, Texas es el primer estado de la unión en tipificar automáticamente como delito la compra de sexo. (En Utah es un delito menor).

Anna Fisher, una de las principales figuras que aboga por el modelo de abolición, analizó las consecuencias positivas observadas en las naciones que han adoptado el modelo.

Las investigaciones muestran que el número de personas involucradas en la prostitución en cualquier capacidad se reduce severamente bajo este modelo, y las tasas de asesinato de prostitutas caen en picada en comparación con los países donde la prostitución está legalizada o despenalizada.

Fisher señala que si bien se necesita dinero para ayudar a las mujeres a salir de la prostitución, los ahorros para la nación son inmensos si se tienen en cuenta los niños que ahora no necesitan ser enviados a hogares de acogida, o los costos asociados con el manejo del aumento del tráfico de drogas y otros delitos como robos y atracos que siempre asisten a zonas de prostitución.

Es revelador que Alemania, el megaburdel de Europa desde que legalizó la prostitución en 2002, esté considerando ahora pasar a un modelo abolicionista.

Es hora de que las personas de buena voluntad pidan a los legisladores un enfoque abolicionista ante esta enorme violación de los derechos humanos de las mujeres.

La despenalización se ha debatido en previsión de que Utah sea sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en el futuro, por lo que esta cuestión legislativa podría estar pronto a las puertas del estado.

Hay organizaciones, como EqualityNowUS, que están librando esta buena batalla por la abolición y cuyos esfuerzos vale la pena apoyar. Se deben mantener firmes contra el impulso a favor de la despenalización y legalización de la prostitución en Utah y en la nación.

Estas son las últimas palabras a Robert Jensen, profesor emérito de la Universidad de Texas en Austin y autor de numerosos libros sobre el tema:

“Estás construyendo una sociedad desde cero, con el poder no sólo de redactar leyes sino también de escribir las historias que las personas cuentan sobre sí mismas, sobre los demás y sobre el mundo viviente en general. ¿Escribirías historias sobre cómo una clase de sexo/género compra y vende rutinariamente otra clase de sexo/género para obtener placer sexual?

“Estás hablando con una chica que está pensando en futuras profesiones. Quieres que ella viva en un mundo con justicia sexual/de género. Si te pregunta: ‘¿Qué crees que debería ser cuando sea mayor?’ ¿Incluyes a la prostituta en la lista? 

 

Publicada en Mercatornet por Valerie Hudson | 11 de marzo de 2024 | Beware the new trend of decriminalizing prostitution

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies