2 COMENTARIOS

  1. No soy científico. Soy una persona normal y corriente, padre de familia y profesor de primaria. Cuando contemplo la Creación me parece que estoy ante la obra más maravillosa. Cuando miro a mis alumnos me parece que estoy delante de la obra cumbre de la Creación. Cada uno de nosotros es único e irrepetible.
    Creo que muchos científicos, personas y gobernantes se han olvidado de cómo fueron ellos mismos llamados a la vida y pienso ahora en los millones y millones de embriones, seres humanos, que son sacrificados en nombre del progreso y de los avances científicos. ¡No puedo entenderlo! Desde esta reflexión quiero unirme al manifiesto suscrito por los 150 científicos solicitando la prohibición de manipular embriones humanos. Espero y deseo que la comunidad internacional ponga todos los medios necesarios para que esas prácticas y otras semejantes realizadas con embriones humanos no se puedan llevar a cabo en el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.