Llega a España la pí­ldora del dí­a después

935
VIEWS

Llega a España la pí­ldora del dí­a después España va a sumarse en breve a la ya larga lista de paí­ses europeos que han decidido autorizar la comercialización de la llamada «pí­ldora del dí­a después», el contraceptivo de emergencia que evita los embarazos no deseados cuando se ingiere dentro de las …

Llega a España la pí­ldora del dí­a después


España va a sumarse en breve a la ya larga lista de paí­ses europeos que han decidido autorizar la comercialización de la llamada «pí­ldora del dí­a después», el contraceptivo de emergencia que evita los embarazos no deseados cuando se ingiere dentro de las 24 horas siguientes a la práctica del coito. Según informa La Razón, el Ministerio de Sanidad y Consumo ha iniciado ya los trámites para registrar el producto en el vademécum español, después de recibir la solicitud para la aprobación del mismo por parte de varios laboratorios, por lo que la «pí­ldora» podrí­a estar en las farmacias de toda nuestra geografí­a a comienzos del próximo mes de febrero. El producto que han sometido las compañí­as farmacéuticas a examen del departamento que dirige Celia Villalobos pertenece a los llamados «anticonceptivos de última generación», y el principio activo básico que lo compone es el «levonorgestrel», un progestágeno que previene la implantación del óvulo fecundado en el útero femenino, actuando sobre el endometrio. Su diferencia con el fármaco que suministran ya los centros de planificación familiar radica en que éste es un anticonceptivo convencional, pero configurado con altas concentraciones de estrógenos y progestágenos para que pueda servir de contraceptivo de emergencia tras la consumación de coitos en los que ha fallado el anticonceptivo o, simplemente, no se ha utilizado. Fuentes de los laboratorios indicaron a este periódico que la «pí­ldora» alcanza su máxima efectividad cuando es ingerida dentro de las 24 horas siguientes a la práctica del acto sexual. Pasado este tiempo, va dejando de producir efectos hasta las 72 horas posteriores al mismo, momento en el que se convierte en inocua.
Un fármaco bastante seguro
Las mismas fuentes indicaron que la pastilla no produce prácticamente efectos secundarios, aunque el Ministerio de Sanidad está sopesando la posibilidad de exigir que su venta se produzca sólo con receta médica, con el fin de evitar complicaciones innecesarias en algunas mujeres. De hecho, la literatura cientí­fica describe casos de trastornos gastrointestinales, dolor en los pechos y cuadros de tensión mamaria, aunque lo caracteriza como un fármaco seguro, siempre que se use de la manera adecuada. La decisión del departamento que dirige Celia Villalobos de dar ví­a libre al «levonorgestrel» situará a España dentro de la lista de paí­ses en los que ya se comercializan todos los productos anticonceptivos disponibles en el arsenal terapéutico ideado por los cientí­ficos. Además, su llegada a las farmacias se producirá un año después de que lo hiciera la polémica pí­ldora RU-486, un producto que se dispensa en los servicios de farmacia de los hospitales públicos desde comienzos de este mismo año como alternativa al aborto quirúrgico, aunque siempre dentro de los tres supuestos legales de interrupción voluntaria del embarazo que permite el vigente Código Penal y sobre la base de la libertad de conciencia que impera en la práctica médica. Como se recordará, la irrupción en las farmacias de la «pí­ldora del dí­a después» generó una enconada polémica en Francia, paí­s en el que el Gobierno decidió utilizar masivamente el producto para contrarrestar los más de 10.000 embarazos no deseados de adolescentes que se ve-ní­an registrando cada año. Como se recordará, el Ministerio de Salud galo decidió distribuir la pí­ldora «NorLevo» -con este nombre se comercializa en el paí­s vecino- en los colegios e institutos, sin necesidad de receta médica el pasado 1 de junio, así­ como permitir su venta en toda la red de farmacias.
Reparto en los colegios
La ministra de Educación Escolar, Segolene Royal, explicó entonces que la pí­ldora serí­a administrada sólo en casos urgentes y excepcionales, y puso en marcha una vasta campaña de información escolar sobre los medios de contracepción. Además, permitió que fueran las propias enfermeras que trabajan en los colegios las que adminitraran las tabletas «NorLevo», compuestas por dos pequeñas pí­ldoras, sin necesidad de informar a padres o tutores sobre ello, lo que provocó las crí­ticas de numerosas organizaciones sociales francesas. Según ha podido saber este periódico, el Ministerio de Sanidad y Consumo español no ha barajado aún esta posibilidad, aunque el momento clave para que la descarte definitivamente se producirá en enero, mes en el que fijará el precio de venta del producto en función de las peticiones que le formulen al respecto los laboratorios que quieren comercializarlo en España.
El caso de Estados Unidos
En Estados Unidos, la «pí­ldora del dí­a después» no ha pasado a formar parte del arsenal terapéutico al alcance de los ciudadanos, aunque la Agencia Americana del Medicamento (Food and Drug Administration) dio un paso importante en ese sentido al reconocer formalmente el pasado 24 de febrero que tomar dosis altas de pí­ldoras anticonceptivas después de haber mantenido relaciones sexuales sin protección es un método eficaz para prevenir el embarazo. Según la FDA, dicho tratamiento es efectivo en alrededor de un 75 por ciento de los casos, aunque genera como efectos secundarios fuertes vómitos y náuseas.
¿Un fármaco anticonceptivo o abortivo?
La reciente comercialización de la «pí­ldora del dí­a después» en Italia ha suscitado uno de los debates éticos más intensos de los últimos tiempos. La Academia Pontificia para la Vida acusó a las autoridades sanitarias italianas de querer camuflar bajo el «paraguas» de los productos anticonceptivos un fármaco de caracterí­sticas abortivas. A juicio de la Academia, el hecho de que el «levonorgestrel» sea capaz de impedir la implantación del óvulo fecundado en la pared uterina hace que pueda considerársele como un fármaco que ataca a la vida humana, «en cuanto que el óvulo fecundado es un individuo humano». Según resalta en un comunicado, «no puede ser nunca lí­cito decidir arbitrariamente que el individuo humano tenga mayor o menor valor según el estadio de desarrollo en el que se encuentra». La Academia consideró entonces que «este preparado hormonal, ingerido antes de las 72 horas siguientes a una relación sexual presumiblemente fecunda, desarrolla un mecanismo anti-implantatorio; es decir impide que el eventual óvulo fecundado, que es un embrión humano, llegado al estadio de blastocito en su desarrollo, se implante en la pared uterina». Por todo ello, este órgano pidió a los médicos y farmacéuticos italianos que hicieran uso de su derecho a la objeción de conciencia, con el objetivo de evitar la prescripción y venta del producto entre las adolescentes.

Publicado en Médico interactivo 25-27 nov 2000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies