Uganda: Misioneros,

982
VIEWS

Uganda: Misioneros, «héroes del silencio» en la lucha contra sida y í‰bolaVarios de ellos han dado la vida conscientemente ví­ctimas del virusGULU, 2 abril 2001 (ZENIT.org).- Las tumbas que se encuentran en el St Mary’s Lacor Hospital de Gulu (Uganda), de misioneros religiosos y laicos, se han convertido en el …

Uganda: Misioneros, «héroes del silencio» en la lucha contra sida y í‰bola
Varios de ellos han dado la vida conscientemente ví­ctimas del virus

GULU, 2 abril 2001 (ZENIT.org).- Las tumbas que se encuentran en el St Mary’s Lacor Hospital de Gulu (Uganda), de misioneros religiosos y laicos, se han convertido en el testimonio más elocuente de la labor que estos hombres y mujeres están realizando en la lucha contra la enfermedad, en especial contra el sida y el virus de í‰bola.

En uno de los montí­culos del cementerio del hospital, dirigido por los misioneros combonianos, se puede ver la fotografí­a de Lucille Corti. Una prometedora cirujana canadiense que llegó aquí­ en 1961 y se casó con el italiano Piero Corti. realizó miles de operaciones, adiestró a centenares de cirujanos autóctonos, contrajo el virus del sida, a principios de los años ochenta, en una operación, pero sólo dejó de trabajar en abril de 1996, pocos meses antes de morir.

A su derecha, la sepultura todaví­a reciente de Matthew Lukwiya, muerto el 1 de diciembre pasado. Este ugandés, jefe de departamento y director sanitario del Lacor, educado en la escuela de Lucille Corti, y destinado a dirigir el hospital, cayó ví­ctima de sus enfermos que le transmitieron el ébola. Junto a él, yacen otros catorce trabajadores de este hospital han perdido conscientemente la vida atender a las ví­ctimas de í‰bola.

Gracias a este hospital el 28 de febrero pasado se declaró oficialmente la victoria contra í‰bola, Desde el mes de octubre del año 2000, el virus segó la vida de 169 personas. Entre los héroes anónimos que junto al doctor Lukwiya dieron su vida para ayudar a los que contagiaron la enfermedad se encuentran Pierina Asienzo y Dorothy Akweyo, dos religiosas ugandesas de las Pequeñas Hermanas de Marí­a Inmaculada que sufrieron el contagio a pesar de que eran perfectamente conscientes del peligro que corrí­an. Murieron el mes de noviembre pasado.

Gulu, una de las regiones más pobres de toda Uganda, no ha podido disfrutar de los modestos progresos nacionales de los últimos años experimentados por Uganda, a causa de la permanente inseguridad de una guerrilla endémica. El St Mary’s Lacor Hospital, en este desierto de recursos, es un oasis con 463 camas, 18.000 hospitalizaciones al año, diez departamentos, servicios clí­nicos, cirugí­a, análisis especializados, tratamientos de primera lí­nea y seis escuelas de formación para enfermeros, técnicos, ayudantes de laboratorio, anestesistas, etc.

El hospital podrí­a ahora revelarse fuente de salvación para toda la población africana, gracias a los datos fiables recogidos durante la epidemia de í‰bola, que serán decisivos para la prevención o ante la posible explosión de una nueva epidemia. Con estos datos se está buscando también una vacuna.

«Estamos acostumbrados a trasladarnos a los lugares más remotos a causa de nuestro trabajo», explica Stuart Nichol, el cientí­fico inglés responsable de una de las fuerzas de choque del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC), de Atlanta que se han alternado, en Gulu, durante todo el tiempo de la epidemia. La sorpresa ha sido encontrarse con un hospital de cinco estrellas y un laboratorio «adecuado y suficiente» en ese rincón abandonado del planeta.

El CDC, ente público del sistema sanitario estadounidense, es la estructura mundial más importante en la lucha contra las enfermedades epidémicas. Se ocupa del í‰bola desde su primera aparición, en 1975. Pero nunca tuvo la oportunidad de recoger tantos datos como aquí­, en Gulu. Por este motivo ha elegido el St Mary’s Lacor Hospital de Gulu, como centro de operaciones por la superior calidad de las instalaciones sanitarias.

«Estamos trabajando –explica Nichol– desde hace tiempo para encontrar una vacuna contra el í‰bola, ahora podremos avanzar más rápidamente, pero el problema más grave no es el técnico sino el económico. Para producir una nueva vacuna hacen falta inversiones de millones de dólares. Es una enfermedad terrible pero que golpea esporádicamente sólo en paí­ses paupérrimos. No parece hecha para mover dinero porque no se prevén beneficios».

Mientras tanto, el hospital busca un sucesor al doctor Matthew Lukwiya. «Será un médico ugandés –promete Piero Corti, todaví­a activo, a pesar de sus 75 años y los lutos que le afectan pero no lo doblegan–. Será uno de los muchos que hemos formado aquí­, y que luego han ido a trabajar a otros hospitales ugandeses o al extranjero. Nadie nos puede imponer un candidato desde arriba. A Matthew nos lo mandó la Providencia y ésta no puede haberse olvidado de nosotros».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies