Un error informativo provoca una campaña de petición de excomuniones

853
VIEWS

Un error informativo provoca una campaña de petición de excomuniones   MADRID, 5 marzo 2003 (ZENIT.org).- Un error en la transmisión de una información ha provocado una campaña de recogidas de firmas que lleva por lema «Yo también quiero ser excomulgada/o». La Red de Mujeres contra la Violencia entregó este miércoles al …

Un error informativo provoca una campaña de petición de excomuniones

 

MADRID, 5 marzo 2003 (ZENIT.org).- Un error en la transmisión de una información ha provocado una campaña de recogidas de firmas que lleva por lema «Yo también quiero ser excomulgada/o».

La Red de Mujeres contra la Violencia entregó este miércoles al nuncio apostólico en España, el arzobispo Manuel Monteiro, 26.000 firmas de apoyo a la iniciativa.

La campaña se basa en las informaciones de periódicos españoles en dí­as pasados en las que se decí­a que los obispos de Nicaragua habí­an decretado la excomunión de las personas que practicaron o ayudaron a practicar un aborto a una niña nicaragí¼ense de nueve años violada.

í“rganos informativos llegaron a afirmar que los obispos habí­an excomulgado a la niña.

Sin embargo, nunca se dio un decreto de excomunión, como confirmó el cardenal Miguel Obando y Bravo, arzobispo de Managua, este domingo.

En la homilí­a, el arzobispo aclaró que lo publicado por algunos medios informativos fue fruto de una mala interpretación periodí­stica..

«Ningún obispo se ha pronunciado por excomulgar a alguien en Nicaragua», dejó claro el purpurado.

El purpurado explicó que los obispos pidieron a los médicos que hicieran lo posible para salvar a la niña y para salvar la vida del ser que tení­a en su vientre.

El canon 1398 del Código de Derecho Canónico afirma: «Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión “late sententiae”», es decir, en el momento mismo del aborto y sin mediar intervención alguna de la Iglesia.

En una rueda de prensa concedida el pasado jueves, monseñor Carlos Amigo, arzobispo de Sevilla, aclaró que «aunque esto es la ley, la máxima ley de la Iglesia es la misericordia. La cantidad de atenuantes, de circunstancias que tiene este caso, hay que tenerlos en cuenta».

Añadió que «en este caso, más que por culpabilidad de las personas, quizás se deba a la ignorancia», y subrayó que «el valor de la persona es intocable».

La campaña «Yo también quiero ser excomulgada/o» tuvo lugar a pesar de que en esa ocasión monseñor Amigo explicara que no es posible aplicar la excomunión «a los firmantes de la campaña porque no habí­an participado directamente en el hecho».
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies