Elfuturo del embrión excedente (6-nov-2000)

1.1k
VIEWS

EL FUTURO DEL EMBRION EXCEDENTE   José Jara Rascón, Coordinador de Bioética de la Asociación Española de Andrologí­a   Desde diversos medios se está anuncian­do como inminente la posible decisión de la Comisión Nacional de Reproducción Asisti­da de solicitar la aprobación del uso de embriones para experimentación.  Dicha decisión merece …

EL FUTURO DEL EMBRION EXCEDENTE

 

José Jara Rascón, Coordinador de Bioética de la Asociación Española de Andrologí­a

 

Desde diversos medios se está anuncian­do como inminente la posible decisión de la Comisión Nacional de Reproducción Asisti­da de solicitar la aprobación del uso de embriones para experimentación.  Dicha decisión merece un atento examen, ya que se podrí­a acusar a los miembros de la comisión de representarse a sí­ mismos, en vez de representar el sentir de la sociedad.  En su informe anual anterior, la comisión abor­daba el espinoso tema de la congelación de embriones recordando el sinsentido que su­poní­a, ya en 1998, tener más de 25.000 embriones en cámaras frigorí­ficas.  Se proponí­an como solución animar a los progeni­tores a su implantación en sí­ mismos o a donarlos a otras personas infértiles, consi­derando menos deseables su utilización pa­ra experimentación o su simple destruc­ción.  Sin embargo, según se ha filtrado, en el nuevo informe prevalece la opinión de destinarlos a la investigación.

¿Es verdaderamente planteaba esta op­ción a las parejas que han acudido a un centro de reproducción asistida para lograr tener un hijo? ¿Puede un embrión pasar de ser el posible hijo deseado a ser material de desecho, no reciclaba, útil sólo para ser desmenuzado bajo un microscopio?  Da la impresión de que se ha escogido un camino equivocado, porque como la propia comi­sión recordaba en su informe anterior, no parece que prolongar el tiempo de congela­ci6n vaya en detrimento de la viabilidad de los embriones, por lo que las opciones más respetuosas con la vida embrionario serí­an disminuir el número de nuevos embriones congelados y la utilización de los existentes para su progresiva implantación, previa do­nación, en las nuevas parejas que, sin des­cendencia propia, elijan esta opción.

 

Desideologizar el debate

Esta postura se apoya en opiniones co­mo la de que un embrión de 14 dí­as es una vida más potencial que efectiva, confun­diendo el concepto filosófico aristotélico so­bre la potencialidad del ser con la realidad biológica, ya que la vida del embrión de 14 dí­as posee un crecimiento tremendamente efectivo, que sólo se interrumpirá si alguna causa externa provoca su muerte.

Se debe recordar a la opinión pública lo que es observable para todo profesional que trabaja en reproducción asistida: que los embriones no son sólo conjuntos de cé­lulas, sino organismos vivos de la especie humana en fase de desarrollo biológico con crecimiento y diferenciación autocontrola­dos que sólo necesitan un medio adecuado para desarrollarse.  Serí­a, pues, deseable que este tema dejara de ser bandera en en­frentamientos polí­ticos o ideológicos.  La co­munidad cientí­fica y la sociedad en general necesitan un consenso que no instrumenta­lice a los embriones como bienes de consu­mo ni mucho menos como armas arrojadi­zas en la continua búsqueda de imagen pú­blica.  Los embriones deben dejar de ser carnaza para poner etiquetas de conserva­durismo o progresismo.  Disciplinas de parti­do, intereses ideológicos y radicalismos verbales han ido oscureciendo la realidad cien­tí­fica del fenómeno biológico que supone la vida en su periodo gestacional.

Sin embargo, ningún marco legislativo progresista deberí­a considerar al embrión como un objeto sobre el que experimentar, ya que si existe una duda razonable sobre si son seres humanos o no, la actitud ética correcta serí­a abstenerse de cualquier ac­ción que pueda ser irreversiblemente lesiva para su integridad, a menos que asumamos como algo elogiable la posibilidad de experi­mentar con seres humanos.  Si considera­mos a los embriones como vidas humanas, aunque no haya consenso sobre si jurí­dica­mente son personas, su estatus será into­cable.  Si los consideramos como objetos, aunque se califiquen como un “bien protegi­ble”, como recientemente ha hecho el Tri­bunal Supremo, su consideración será otra muy distinta.  También son bienes protegi­bles los animales de granja y obsérvese lo que eso significa.

Por eso puede que aún sea necesario re­cordar que la vida embrionario o preembrio­naria es humana.  No es prehumana, ya que no da lugar a ningún prehomí­nido como el austratopitecus, ni es comparable a un ga­meto, porque tiene la misma dotación gené­tica que cualquier otro niño o adulto huma­no, con las propiedades biológicas necesa­rias para autodesarrollarse en su entorno biológico natural, el útero materno.  Sólo si algo o alguien impide su desarrollo dejará de ser vida humana para ser sólo muerte humana y, en ese caso, sí­ se podrá desti­nar a la investigación.

 

(Diario Médico, 6.XI.2000)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies