Explorando los genes. Del big-bang a la nueva Biologí­a

9.5k
VIEWS

Imagen activaNicolás Jouve de la Barreda
ISBN: 9788474909012
COLECCIÓN: Ensayo
PÁGINAS: 520
PVP: 25.00 €

El principal objetivo de este libro es dar a conocer al gran público los enormes avances de la Biología en el último medio siglo, a través de la aportación de la Genética y en concreto de la exploración de la estructura y función de los genes y de las propiedades de los seres vivos.
El descubrimiento de la «molécula de la vida», el ADN,  se considera el mayor avance científico del siglo XX y probablemente de todos los tiempos. Cuando en 1953 se describió por primera vez la estructura de la molécula de la «doble hélice» y diez años más tarde se desvelaba el «código genético», toda la Biología recibió un gran impulso al abrirse paso una serie de explicaciones a las principales incógnitas de los seres vivos, a lo que seguirían una serie de aplicaciones biotecnológicas de gran alcance para el bienestar humano. De este modo, se sustanciaba la naturaleza físico-química de los genes, se desvelaba cómo se materializa la herencia, se revelaba como se producen las mutaciones y como consecuencia el fenómeno de la «evolución». Se explicaba también como a través de la acumulación de las mutaciones en el material hereditario y por medio de la «selección natural» han ido apareciendo nuevas especies de genomas cada vez más complejos, constituyendo los millones de seres de este inagotable manantial que es la vida desde que apareció el primer ser vivo sobre la faz la Tierra, el «cenancestro», hace tres mil quinientos millones de años.
Del mismo modo se abría paso el conocimiento del «desarrollo morfogenético», es decir el modo en como se construye un ser pluricelular complejo, como un ser humano o cualquier otro de organización similar, a partir de la información genética contenida en la célula inicial, el cigoto.
Como consecuencia de todos estos descubrimientos se puede afirmar que hoy estamos más cerca que nunca de entender las propiedades de los seres vivos y el lugar del hombre en la naturaleza, no solo como una especie más, sino como una especie «destinada» a ser la «especie dominadora» de todas las demás especies.
Todos estos hallazgos han sido muy rápidos y su importancia probablemente no es lo suficientemente conocida y valorada, más que de forma parcial. Tal vez por una falta de presentación ordenada y clara a la sociedad. De hecho, el conocimiento de las propiedades de los seres vivos y de nuestra naturaleza biológica compartida ha producido un profundo impacto en el mundo de las ideas que está influyendo en la sociedad. Hoy vemos que la ciencia de la vida, por la importancia de sus descubrimientos y el potencial de sus aplicaciones, sufre envites ideológicos, tergiversación del significado de los hechos probados y continuos intentos de manipulación sin fundamento, que tratan de llevar los nuevos descubrimientos al terreno que mejor sirve a intereses muchas veces espurios ó de un extremado carácter utilitarista.
El conocimiento científico en sí mismo, por importante que sea, no es suficiente si no va acompañado de un respeto a la verdad y de una reflexión ética sobre su contribución al conocimiento de la naturaleza que nos rodea, y especialmente de la propia realidad del ser humano, como ser singular y trascendente dotado de capacidad de razonar, como persona y como ser que se relaciona socialmente con sus semejantes. Sin embargo, existe un posicionamiento «materialista biológico» absurdo que propone la vulgaridad de la especie humana, que trata de minimizar su componente espiritual y niega la singularidad del ser humano desde el punto de vista intelectual y filosófico.
«Explorando los genes» trata de ofrecer el estado actual de conocimientos derivados de los estudios de la Genética, en el contexto de las ciencias biológicas, sin sesgos ideológicos ni intereses utilitaristas.  La idea del libro es la de dar a conocer lo que se ha dado en llamar la Nueva Biología, de una forma divulgativa, histórica, sencilla y clara, destacando el significado de cada fenómeno biológico sin eludir un juicio sobre las falsas interpretaciones, las tergiversaciones o las desviaciones interesadas. El libro presenta de forma rigurosa los datos científicos, con una descripción sencilla de los experimentos, acompañados de notas aclaratorias, definiciones de los términos más usuales, ejemplos, referencias bibliográficas y lecturas recomendadas para quien desee conocer más.
Respecto a los 13 capítulos de que consta el libro, los 4 primeros tratan de los orígenes de la materia, la vida, la biodiversidad y el hombre: ¿cuándo y cómo apareció la materia y la vida?; la evolución de los genes y los genomas: la biodiversidad; una explicación científica de la evolución frente al creacionismo y el diseño inteligente; la evolución biológica del hombre. Estos 4 capítulos constituyen el punto partida sobre el asombroso cúmulo de circunstancias que ocurrieron para la creación de un mundo como el que nos rodea, sin que sepamos todavía responder a la pregunta de Stephen Hawkins «¿porqué se molesta el Universo en existir?»
Los capítulos 5 al 7 continúan con una descripción de los principales descubrimientos de la Biología relacionados con las propiedades de los seres vivos, explicadas a partir del conocimiento de la información contenida en las moléculas del ADN. Son capítulos dedicados a lo ¿qué aporta la genética al conocimiento de la vida?; el desarrollo morfogenético y la evolución; y aspectos biológicos y teorías sobre el inicio de la vida.
El capítulo sobre el inicio de la vida es tratado desde una perspectiva biológica, pero señalando los riesgos de una interpretación interesada o sesgada hacia la desnaturalización del embrión humano. Se trata de dejar claro que para la ciencia, tras la fecundación, el cigoto es la primera realidad corpórea de todo ser pluricelular y que desde la constitución del cigoto, el desarrollo embrionario tienen lugar sin solución de continuidad y obedece a un programa genético singular presente ya en el cigoto y determinado en el ADN del genoma individual, centro coordinador y director del propio desarrollo.
Los capítulos 8 a 10 presentan las peculiaridades de la Genética humana, el porqué y el cómo del proyecto genoma humano, y lo que este gran proyecto supone para la ciencia y la  sociedad.
Por último, dado que la «exploración de los genes» nos ha llevado a la «explotación de los genes» los tres últimos capítulos, 11 al 13, están dedicados a las aplicaciones biotecnológicas y los riesgos de la llamada manipulación genética. Estos capítulos tratan la «manipulación genética» en el hombre: desde la eugenesia darwiniana a la terapia génica; la clonación y las células madre, y la «transgénesis»: sus fines, perspectivas y polémicas.
La ciencia es neutra respecto al pensamiento religioso y no se hace más que con el fin de avanzar en el conocimiento, pero por otro lado no es incompatible con la idea de la creación y la evolución. Por ello, el enfoque del libro se hace desde la triple perspectiva científico-biológica, humanística-cristiana y bioética-personalista, desde el convencimiento de que el ser humano es un ser singular, dotado de unas capacidades extraordinarias que le han conducido a conocer cada vez más y mejor la naturaleza que le rodea.

Nicolás Jouve, 26 de marzo de 2008

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies