Embrioides: ABM ofrece una “tercera vía” para “supervisar” la investigación.

136
VIEWS

Tras la proliferación de trabajos sobre el tema y en vísperas de los encuentros sobre biomedicina, la Agencia de Biomedicina (ABM) ha publicado un dictamen adoptado por su Consejo político sobre la investigación sobre los “embrioides”.

Una “tercera vía”

El desarrollo de la investigación sobre embrioides, también llamados “embriones sintéticos” o “modelos de embriones” plantea numerosas cuestiones éticas. Estos embrioides no son el resultado de la fusión de gametos sino que se producen a partir de células madre embrionarias [1] o células iPS.

Entonces, ¿qué estatus se les debería dar?

El Consejo de Orientación en Biomedicina propone al legislador una “tercera vía”: “entre la relativa a las CME y a las células iPS, que sería demasiado permisiva, y la relativa a los embriones, que sería demasiado restrictiva”[2].

Recomendaciones ABM

Así, la ABM recomienda autorizar el cultivo de “embrioides integrados” [3] hasta 28 días, al tiempo que se pronuncia en contra de la extensión del cultivo de embriones más allá de 14 días [4]. El Consejo Directivo justifica este límite por el desarrollo del cerebro y “el período de aparición de la sensación de dolor, o incluso de la conciencia“, del cual “los datos actuales lo sitúan más allá de la semana 20, más bien hacia la 24“.

Más allá de los 14 días, la Agencia señala:

“La necesidad de una vigilancia proporcionalmente mayor de los protocolos” para la investigación sobre “embriones sintéticos”. Sin embargo, recuerda al mismo tiempo que el desarrollo del embrión, “desde el cigoto hasta el nacimiento”, es un verdadero continuo “cuya segmentación adquiere un carácter artificial”. [5]

¿Sería diferente en el caso de los embrioides, aunque sean fabricados para constituir “modelos” del embrión?

Además, “los embrioides humanos deben utilizarse exclusivamente para objetivos de investigación científica“, considera la Agencia de Biomedicina. “Su implantación in vivo debe seguir prohibida.

El Consejo Directivo también pide que se actualicen los formularios de información y consentimiento, en particular para las personas que aceptan donar células somáticas con el objetivo de generar células iPS, ya que éstas podrían usarse para producir embrioides.

¿Una “alternativa ética” a la investigación con embriones?

Dado que los modelos embrionarios se forman a partir de células madre y no requieren la destrucción recurrente de embriones, a menudo se presentan como una alternativa ética al uso de embriones para la investigación”, afirma el dictamen.

Es una suerte que la ABM reconozca la “destrucción recurrente de embriones” como un problema ético. Sin embargo, la promoción de la investigación con embriones y el nuevo régimen de investigación de las hESC, que implica la destrucción de los embriones, ya que se encuentran en el inicio del desarrollo, parecen indicar lo contrario: esto contenido en la ley de bioética de 2021.

Pero el dictamen indica que:

“Se acepta que, según el estado actual de los conocimientos”, “tras la mejora de los protocolos [los embrioides] podrían adquirir la capacidad de formar un feto, o incluso un recién nacido”. “Podemos suponer que, en vista de los rápidos avances científicos observados en este campo, los embrioides animales habrán adquirido en un futuro próximo propiedades que ya no permitirán distinguirlos de los embriones concebidos naturalmente”, señala la ABM.

¿Por qué entonces deberían tener un estatus diferente al de los embriones?

¿No debería el principio de precaución mencionado por el Consejo conducir a la mayor precaución?

¿Un estatus que depende de la intención?

Según el Consejo ABM,  al no ser el “origen de la génesis” de los embrioides la fusión de gametos, no pueden ser embriones. Durante la tercera cumbre mundial sobre edición del genoma humano, un investigador japonés, el profesor Katsuhiko Hayashi, de la Universidad de Kyushu, anunció que había logrado producir ovocitos a partir de células de ratón macho. Un proceso que involucró la técnica de reprogramación de células iPS y dio como resultado siete crías de ratón que “parecían sanas”. Estos ratones tenían “una esperanza de vida normal ” y produjeron descendencia cuando eran adultos.

¿No eran verdaderos ratoncitos?

Pero al Consejo de Orientación no le faltan argumentos: “el embrión es juzgado como tal porque forma parte de un proyecto parental inicial”. Incluso en el contexto de los embriones donados para la investigación”, porque “existía efectivamente un proyecto parental inicial”. Un “proyecto parental” que no siempre es suficiente ante la justicia, incluso cuatro días antes del término de un embarazo.

El embrión cada vez más cosificado

Según el Consejo de Orientación, “el interés científico de la investigación” sobre “embriones sintéticos” está demostrado. “Estos embrioides abren por primera vez la posibilidad de conocer y comprender mejor el inicio del desarrollo del embrión humano”.

Antes de obtener beneficios, comprenda que “se pueden considerar numerosas aplicaciones biomédicas”, indica la ABM, “una mayor eficacia de las técnicas de procreación médicamente asistida; pruebas farmacológicas y toxicológicas; mejor comprensión de las anomalías del desarrollo y de los abortos precoces, con posibilidad de tratamiento preventivo; desarrollo de terapias celulares, etc.”

El Consejo de Orientación insiste en que las reflexiones y opiniones que se pueden dar hoy sólo son válidas si se considera el estado actual de los conocimientos y probablemente ya no lo serán mañana“, quiso aclarar en el preámbulo. Las reflexiones deberán evolucionar según la evolución de las técnicas”. Liberalizar cada vez más.

Suplemento del 19/10/2023: Para Jacob Hanna, cuyo trabajo sobre el tema es el más avanzado: Es muy limitante llegar sólo a los veintiocho años días”. “Creo que necesitamos llegar al final de las etapas de organogénesis a los cincuenta días “, afirma . Esto nos dará información infinitamente más crítica”.

Un punto de vista “bastante  aislado“, según Nicolas Rivron, del Instituto de Biotecnología Molecular de la Academia de Ciencias de Austria, “uno de los  pioneros en el estudio de los embrioides, solicitado como asesor científico por el Instituto de Biomedicina”. Agencia”.

La Comisión Europea está trabajando en una guía de mejores prácticas para investigadores de la UE. La iniciativa Hybrida pretende ofrecerlo a principios de 2024.

Hasta entonces, las recomendaciones del ABM no tienen fuerza de ley. Pero para Nicolas Rivron, “no es  urgente” que los parlamentarios aborden el tema, “para evitar congelar las cosas“. Existe un marco, podremos volver al banquillo, avanzar paso a paso”, anuncia. (Fuente: Le Monde, Hervé Morin (17/10/2023).


 

[1] EEC

[2] “Sólo Australia asimila la investigación sobre modelos embrionarios a la investigación sobre embriones, con un control más estricto”, indica el dictamen de la ABM.

[3] Los “modelos integrados” “forman todas las partes embrionarias y al menos parte de los diferentes anexos extraembrionarios (linaje trofoblástico y linaje del endodermo primitivo) suficientes para que sea admitido, en el estado actual del conocimiento, que luego de mejorar los protocolos podrían adquirir la capacidad de formar un feto, o incluso un recién nacido. Estos modelos integrados, cuando estén completos (blastoides), pueden de hecho implantarse en un útero (en ratones) o en capas de células endometriales (en humanos) e iniciar así el inicio del desarrollo postimplantación”.

[4] Las últimas recomendaciones éticas de la ISSCR han levantado la prohibición de cultivar embriones humanos más allá de los 14 días. En Francia, este límite se mantiene. El Consejo Directivo de ABM señala, sin embargo, “que en el Reino Unido y los Países Bajos las discusiones están avanzadas y son favorables a una prórroga, y que en los Estados Unidos ya se ha concedido autorización en el Estado de Nueva York para cultivar embriones más allá de este límite. Asimismo, en Asia (China, Japón) la percepción del embrión difiere de la de muchos países, particularmente en Europa, y podría considerarse como una posibilidad una extensión del cultivo embrionario más allá del período de 14 días”.

[5] “Desde el punto de vista biológico, podemos decir que el cigoto (producto de la fecundación) tiene todo el potencial biológico para evolucionar hacia un embrión, que luego se convierte en feto al final de la 8ª semana (porque consideramos que la organogénesis está prácticamente completada), que evoluciona hasta el nacimiento. El desarrollo, desde el cigoto hasta el nacimiento, constituye así un continuo cuya segmentación adquiere un carácter artificial.”

 

Publicada en Genethique | 11 de octubre de 2023 | Embryoïdes : l’ABM propose une « troisième voie » pour « encadrer » les recherches

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Curso de Iniciación a la Bioética

Podrás hacerlo a tu ritmo

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies