¿Es el transexualismo una herejía cristiana?

213
VIEWS

El movimiento transexual es un enigma. El compromiso pleno exige la mutilación y la esterilidad voluntarias. El dolor mental y físico, especialmente para los jóvenes, es atroz.

El número de personas que hacen la transición es minúsculo, pero inspiran un inmenso respeto. Se cambian los edificios para alojarlos. Se enseña a los escolares a venerarlas. Se modifican las leyes para protegerlos. La industria del entretenimiento los coloca en un pedestal.

¿Cuál es el secreto de su influencia en la imaginación del público?

Hay muchas teorías. El transgenerismo podría ser el final de las ideologías del marxismo y el feminismo del siglo XX. Podría ser la culminación de la revolución sexual. Un ángulo que merece ser examinado es que el movimiento transgénero es una secta cristiana herética.

Esto no es tan inverosímil como podría parecer.

El marxismo, por ejemplo, es una especie de gemelo malvado del cristianismo. Aunque Karl Marx era implacablemente hostil al opio del pueblo, estaba impregnado de la cultura judeocristiana. El atractivo más poderoso de su filosofía era que ofrecía a los materialistas de la Ilustración una razón para la esperanza. Su visión de la sociedad justa era una transmutación materialista de la escatología cristiana. En lugar de la visión beatífica, el cielo era la utopía de una sociedad comunista. Las ovejas virtuosas y las cabras malvadas del cristianismo se convierten en el proletariado virtuoso y los burgueses y capitalistas malvados del marxismo. El marxismo ofrecía no sólo un plan económico, sino un camino hacia la salvación personal.

Al igual que el marxismo, el movimiento transgénero repudia a Dios. Pero a diferencia de la visión colectivista del marxismo, el movimiento transgénero surgió en una sociedad capitalista liberal y es completamente individualista. Exige virtudes típicamente cristianas: amabilidad, respeto y, sobre todo, alegría. Los escritores trans destacan constantemente lo que llaman “euforia de género”, la felicidad extática de vivir en la auténtica identidad de género de uno. La “alegría trans” es clave para entender el poder de su atractivo.

“Es literalmente un salvavidas”, dijo una persona no binaria a los investigadores. “Ojalá pudiera describírselo a quienes no lo han vivido antes, pero estar en un espacio, en un momento en el que tu cuerpo y tu género se alinean [y] se sienten bien el uno con el otro cuando tan a menudo no es así, es ELÉCTRICO. Es lo que mantiene vivos a los transexuales, esos momentos en los que nos sentimos plena y eufóricamente nosotros mismos”.

El parecido familiar con las experiencias de “conversión” (el tipo religioso de conversión) en las iglesias pentecostales es ineludible.

Varios escritores han descrito el movimiento transgénero, de hecho, como un renacimiento de una antigua herejía cristiana llamada gnosticismo. Uno de los eruditos bíblicos protestantes modernos más influyentes, N.T. Wright, escribió una carta exasperada a The Times, de Londres, en la que decía:

“… la confusión sobre la identidad de género es una forma moderna, y ahora alimentada por Internet, de la antigua filosofía del gnosticismo. El gnóstico, el que “sabe”, ha descubierto el secreto de “quién soy realmente”, tras la engañosa apariencia exterior… Esto implica negar la bondad, o incluso la realidad última, del mundo natural. La naturaleza, sin embargo, tiende a devolver el golpe, y las víctimas probables en este caso son jóvenes vulnerables e impresionables que, como adultos confundidos, pagarán el precio de las fantasías de moda de sus mayores.”

Los escritores trans lo denunciaron como una especie de “calumnia teológica”, pero los parecidos son inconfundibles.

El gnosticismo no es un credo fijo, sino un conjunto amorfo de tendencias; no tiene escrituras, ni estructura institucional. Pero una y otra vez, a lo largo de unos 2000 años, parasitado por el cristianismo, sus ideas características se filtran en la cultura. Tres de ellas son relevantes para el movimiento transgénero. Primero, como dice N.T. Wright, que la verdad está por debajo de lo que es visible a los ojos. Segundo, que hay que despreciar la materia y exaltar el espíritu. Tercero, que la sexualidad es peligrosa y la fertilidad objetable.

Por razones teológicas de peso, la Iglesia cristiana primitiva consideraba el gnosticismo más peligroso que la persecución del imperio romano. Puesto que Cristo era a la vez Hombre y Dios, había confirmado para siempre la bondad del mundo material. El dualismo gnóstico negaba de hecho la divinidad de Cristo.

En efecto, el gnosticismo era una religión rival que ofrecía acceso al conocimiento secreto; sus seguidores abjuraban de la Iglesia institucional. Y a menudo despreciaban el sexo y la fertilidad.

La más famosa de una multitud de sectas gnósticas fue la de los cátaros, que floreció entre los siglos XII y XIV en el sur de Francia. Sus ideas parecen haberse originado en Europa oriental o incluso en Persia. Sus prácticas eran una extraña parodia del catolicismo, impregnada de nociones hindúes sobre la reencarnación. Su doctrina más conocida era que la reproducción era maligna.

Los cátaros ordinarios, los credentes, se casaban y tenían hijos. Unos pocos, los Elegidos o Perfectos, llevaban una vida de ascetismo extraordinario y eran venerados por los creyentes. Los Perfectos eran veganos medievales; rechazaban el queso, los huevos, la carne o la leche porque eran subproductos de las relaciones sexuales. (Podían comer pescado, ya que se producía, según creían, por generación espontánea). Los Perfectos no mantenían relaciones sexuales, ya que la procreación esclavizaría el alma de un ángel en un cuerpo humano.

Los cátaros fueron suprimidos tras una sangrienta guerra librada por los barones locales con el apoyo de la Iglesia católica, pero las ideas subyacentes nunca murieron.

La más extrema de las sectas con ideas gnósticas en siglos posteriores fue la Skoptsy, un movimiento ruso que pudo haber tenido hasta un millón de seguidores a finales del siglo XIX. O sólo 6.000 – las historias en inglés difieren al respecto. La cuestión es que realmente existieron y que tienen un extraño parecido con el movimiento trans.

Los skoptsy aparecen fugazmente en algunas novelas de Dostoievski. Como muchos de ellos eran kulaks, campesinos ricos, es posible que la secta desapareciera junto con el resto de los kulaks en la fase de colectivización de la Unión Soviética.

Los Skoptsy practicaban lo que llamaban el “bautismo de fuego”: castración para los hombres y corte de pechos para las mujeres. Las fotografías en blanco y negro de mujeres con el pecho desnudo y cicatrices prefiguran los vídeos de TikTok de hombres trans que muestran sus cicatrices quirúrgicas a sus seguidores.

Los estudiosos trans son conscientes de la similitud. Pero un artículo publicado en la revista Transgender Studies Quarterly niega que los Skoptsy fueran precursores del movimiento transgénero: “Sus memorias y otros testimonios no revelan ninguna sensación de sentirse ‘atrapados en el cuerpo equivocado’ -más bien se sentían atrapados por tener un cuerpo- por no ser divinos sino de carne”.

Cierto, pero quizá el transgenerismo sea una reelaboración materialista de la euforia de escapar de la “trampa” de la sexualidad. Los skoptsy creían que antes de la Caída, en el jardín del Edén, Adán y Eva no tenían sexo; un cuerpo sexuado era un castigo por comer la manzana. La salvación consistía en restaurar este estado edénico, aun a costa de una mutilación extrema. Del mismo modo, según la ideología trans, la salvación -la alegría trans o la euforia de género- se encuentra viviendo de acuerdo con el verdadero género de cada uno, aunque ello requiera mastectomías, castración e infertilidad de por vida.

Si se enmarca la experiencia trans como una versión gnóstica del cristianismo, empieza a tener sentido. Al igual que el cristianismo, ofrece la alegría de la salvación. Tiene dogmas:

  1. Ofrece apoyo mutuo en una comunidad parecida a una iglesia.
  2. Como los antiguos gnósticos, desprecia el cuerpo.
  3. Ignora la evidencia de los sentidos.
  4. Sólo cree en las intuiciones espirituales que revelan las verdades secretas del género.
  5. Como los cátaros, los Perfectos de Género aceptan la esterilidad y la falta de hijos como parte de sus creencias.
  6. Y como los Skoptsy, están dispuestos a soportar el tormento de la mutilación para escapar de su sexualidad.

¿Es demasiado fantasioso sugerir que médicos, enfermeras, psicólogos, abogados, académicos y periodistas trans son los creyentes que apoyan a los Perfectos en su viaje de género hacia la alegría salvífica?

 

Publicado el 7/09/2023 :Is transgenderism a Christian heresy?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies