Acerca de

administrador Ver todas las publicaciones de

One comment on “Autonomí­a y dignidad

  1. José Antonio Nebro Martínez dice:

    Autonomía y dignidad
    El autor del artículo Francisco José Ramiro García ha sabido suscitar, con su escrito, el interés del lector pues es un tema de suma actualidad y el cual no creo que deje indiferente a nadie, por lo menos a los conductores pues el ejemplo en cuestión todos nos lo hemos planteado alguna vez. También por tratar conceptos muy polémicos en las distintas etapas de la vida como son la autonomía, la libertar y la dignidad, tratados de muy diferente visión , dependiendo del objetivo a conseguir por cada uno porque a lo largo de la vida nos cuestionamos en muchas ocasiones aspectos relacionados con nuestra dignidad y la del prójimo, la autonomía, dónde empieza mi libertad y dónde termina, y sobre todo a título personal, en el ámbito sanitario donde laboralmente me desenvuelvo.
    Tenemos que tener claro que aún estando relacionados e incluso puede, dependiendo del contexto en que se utilice, conllevar a confusión pero son muy distintas, la dignidad de la persona es ante todo inviolable, inconfundible y no se pierde nunca pues ésta es dada, es intrínseca, se posee por el mero hecho de ser o pertenecer a nuestra especie, incluso en los momentos en los que no se posee autonomía, como puede ser las personas que se encuentran en estado de coma, inconscientes etc., la dignidad permanece intacta.
    Esto nos lleva a afirmar que lo que verdaderamente fundamenta a la persona es la dignidad y no la autonomía que posea en ese determinado momento, esta autonomía puede oscilar, la dignidad no y es incuestionable, eso no significa que lo que se decide libremente es siempre respetable, pues como he expuesto anteriormente si mi libertad llega y aniquila o atropella la libertad o dignidad de otro no es respetable (por ejemplo la violencia de género).
    Hay límites para saber dónde empieza pero también donde debe acabar mi libertad, y más si la libertad es utilizada para atentar contra la dignidad propia o de la sociedad, por muy buenos propósitos que se pretenda y esto se consigue actuando con libertad, pero bajo los principios de autonomía justicia, no maleficencia y beneficencia.
    Hay un tema donde cada día en mi trabajo veo como se relacionan la dignidad de la persona con su autonomía y donde cada vez y, así debe ser, se protege una cuando se disminuye la otra, me refiero al último momento de la vida, la muerte digna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *