Más allá de la Declaración del Helsinki: por una alianza ética globalde la salud (P. Singer)

1.2k
VIEWS

  Peter A. Singer, Solomón R. Benatar Centro de Bioética de la Univ. de Toronto (Canadá). Univ. de Ciudad del Cabo (Sudáfrica)     La quinta revisión de la Declaración de Helsinki de 1964, publicada en octubre de 2000, sienta normas internacionales para la investigación médica en humanos. Sin embargo, es poco probable que las …

 

Peter A. Singer, Solomón R. Benatar

Centro de Bioética de la Univ. de Toronto (Canadá). Univ. de Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

 

 

La quinta revisión de la Declaración de Helsinki de 1964, publicada en octubre de 2000, sienta normas internacionales para la investigación médica en humanos. Sin embargo, es poco probable que las revisiones de éste o cualquier otro código ético hagan la investigación más ética si no se cuenta con ciertos medios para reforzar, promover e implementar tales normas.

Reforzar la ética de la investigación es una necesidad no sólo en los paí­ses occidentales sino especialmente en los paí­ses en desarrollo. Un reciente informe publicado en el Washington Post revelaba que los estudios realizados en estos últimos constituyen “un banco de pruebas en expansión, poco y mal regulado, dominado por los intereses de la industria y que, con demasiada frecuencia, abunda en traiciones a las promesas realizadas a pacientes y consumidores”.

La investigación en los paí­ses desarrollados fue un punto especialmente delicado de la quinta revisión de la Declaración de Heisinki. pues continúa exigiendo que los nuevos tratamientos se contrasten frente “al mejor de los actuales”. Muchos crí­ticos argumentan que esta norma no permite probar tratamientos de bajo coste -como la aspirina en la enfermedad coronaria- que podrí­an aportar mejoras sustanciales a los paí­ses en desarrollo pero que son inferiores al mejor tratamiento disponible en los paí­ses desarrollados. Autores como B.R. Bloom han razonado que la salud global mejorarí­a sustancialmente si la norma remitiese al “mejor tratamiento al alcance” y nosotros hemos abogado en otras ocasiones por ampliar el concepto de buena praxis en investigación en el sentido de que éste exigirí­a a los investigadores foráneos un profundo conocimiento del contexto social, económico y polí­tico que rodea a los ensayos en los paí­ses en desarrollo.

Pero ni siquiera la incorporación de estos puntos en una próxima revisión de la Declaración de Helsinki mejorarí­a, por sí­ sola, el panorama. La clave está en la gente, en adaptar las normas internacionales a las circunstancias locales, desarrollar y reforzar los códigos nacionales, impulsar los comités éticos e implantar procesos éticos para la toma de decisiones en investigación.

El Centro Internacional Fogarty, de los Institutos Nacionales de la Salud, lidera un movimiento para mejorar la aplicación de la ética de la investigación al destinar, a lo largo de los próximos cuatro años, 5,6 millones de dólares [algo más de mil millones de pesetas] a un programa de formación en bioética destinado a personal de los paí­ses en desarrollo. Estas alianzas norte-sur serán reforzadas por redes regionales exclusivamente del sur (como el Foro de Comités Eticos de Asia y el del Pací­fico Occidental) y redes globales, como el Foro Global para la Bioética de la Investigación, que reúne a investigadores de los paí­ses en desarrollo, y a las organizaciones que financian los ensayos clí­nicos.

 

Formar lí­deres

 

El paso crucial que aún no se ha adoptado es impulsar los centros de ética y los programas de formación en los paí­ses en desarrollo. Al menos al principio será esencial el apoyo directo de donantes Internacionales. Un modelo interesante es la Red Internacional de Epidemiologí­a Clí­nica (Inclen), un programa inicialmente financiado por la Fundación Rockefeller que creó una red de unidades de Epidemiologí­a Clí­nica por todo el mundo: lo que proponemos es un Inclen de ética. Treinta centros de ética que formasen a 12 profesionales cada año -por poner un ejemplo- conseguirí­an que en diez años hubiese 3.600 preparados para presidir comités y formar en ética a investigadores y a los miembros de esos comités, a estudiantes y a polí­ticos. El coste total seria de unos cien millones de dólares [aproximadamente 18.500 millones de pesetas].

Aún quedan por cerrar interrogantes esenciales en relación con los pilares sobre los que este planteamiento se sustenta en la práctica: cómo encajar esta formación en la carrera profesional de sus destinatarios, qué centros seleccionar, cómo implicar a las comunidades, las organizaciones no gubernamentales y las organizaciones internacionales y cómo evaluar los resultados de¡ programa. Y lo que es más importante: cómo se integra este programa en una visión más amplia de la salud pública y en el proceso de mejorar los sistemas nacionales -investigación clí­nica incluida- de salud.

Cualquier esfuerzo de esta í­ndole deber partir de cuál es el contexto global de la salud: el 87 por ciento de los 2 billones de dólares del gasto sanitario mundial va destinado al 16 por ciento de la población; el 10 por ciento del peso de las enfermedades concentra el 90 por ciento del gasto mundial en investigación de la salud. En los últimos veinte años los programas de ajuste estructural del Banco Mundial han afectado gravemente a los sistemas de salud y la salud pública.

La creación de una alianza global para la ética sanitaria financiada por la comunidad internacional deberí­a pasar a formar parte de las polí­ticas de las Organizaciones Internacionales. Quienes se formen a su sombra deben ser lí­deres de opinión en quienes los demás busquen consejo. Así­ podrí­an formar una suerte de red global de lí­deres de opinión en ética que influirí­a en cuestiones globales como la genética y la biotecnologí­a, la fijación de prioridades en los sistemas sanitarios, la salud femenina, el final de la vida y otros, así­ como en sectores distintos de la salud.

En 2010, contar con una capacidad ética reforzada harí­a mucho más por la causa de una investigación correcta en el mundo que otra revisión de la Declaración de Helsinki.

En último término, reforzar la formación y la toma de decisiones en ética facilitará la investigación en la salud y ayudará a afrontar uno de los mayores acontecimientos éticos: las inconcebibles desigualdades en la salud mundial.

 

(Publicado en Diario Médico, 4.IV.2001)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mi Manual de Bioética

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies